Traductores a las primeras armas

 

Cuando me licencié nadie me explicó nada de marketing, SEO, redes sociales y tecnologías. Creí que solamente con la licenciatura ya había logrado bastante y que con un par de cursos de especialización estaba en buen camino...Pero la realidad era otra: entre la crisis (que me pilló justo con la licienciatura en la mano), la competencia y la falta de recursos de marketing me encontré perdida...

 

Y ahora que hago? Enviar CV? Ir a tocar puerta por puerta de las agencias de traducción? Como me hago un poco de experiencia?

Claro, esto es otro obstáculo al que se enfrentan muchos traductores recién salidos de la Universidad : todo el mundo pide EXPERIENCIA!

Pero si no me dejan trabajar como puedo empezar a tener experiencia?!

Ser traductor significa estar aprendiendo cosas nuevas todos los días. Si eres autónomo y atraviesas una época de sequía, ¿por qué no apuntarse a Coursera y hacer un curso que te guste? Puede que algunos sean algo caros pero si el curso en cuestión te gusta y te puedes permitir un caprichito veraniego, adelante, no lo dudes. Aprenderás, actualizarás lo que ya sabías y además te darán un certificado cuando acabes. Todo ventajas, oye.

 

 

Pues yo creo que en la historia y en la carrera de cada traductor influyen muchos factores: la época en la que se licenciaron, las oportunidades que se les presentaron, la capacidad de destacar entre los demás, los cursos de especialización y, sobre todo, mucha SUERTE!

 

Hay que aprender a ser humildes, no se puede pretender de salir de la Universidad y al día siguiente estar sentado en la oficina de "El País" como traductor oficial o  viajar con Obama en las reuniones bilaterales. Hay que empezar de a poquito y acumular experiencia, ser sinceros a la hora de recibir un encargo y saber decir que NO si no cumplimos con los requisitos de alguno. Si eres traductor literario y te ofrecen subtitular una película no te metas en camisa de once varas, porque es muy probable que salgas mal parado.

 

Una MALA REPUTACIÓN de parte de un cliente o agencia es lo peor que te puede pasar. Hay que familiarizarse con los programas de traducción asistida y una buena opción para entrenarse con el uso de estos programas, es la de ofrecer traducciones para ONG. No recibiras un sueldo, obviamente, pero la mayoría se comprometen a dejarte comentarios o incluirte en la base de datos de los traductores. Es un buen punto de partida. Y en la vida nunca se sabe, es útil tener contactos de todo tipo.

 

Pero ¿cuál es la clave para tener éxito? Aquí tienes algunos consejos útiles para que triunfes como traductor desde casa:

 

1. ¿Tienes una habitación en casa que casi no uses, o donde sólo guardas trastos viejos? Úsala como tu propia oficina. Escoge una habitación y pon allí tu ordenador y otros materiales que necesites en vez de estar llevando tu portátil de una habitación a otra.
Esto servirá también para que, si vives con otras personas (tus padres, hermanos, pareja, o compañeros de piso), sepan que no deben molestarte cuando estás dentro de esa habitación trabajando. Instala una mesa de escritorio confortable donde puedas concentrarte, decora ese lugar a tu gusto y organiza bien el espacio. Elige bien porque, si tienes éxito, es el lugar en donde vas a pasar muchas horas.

 

2. Organiza bien tu tiempo: Esto siempre es importante, pero especialmente cuando trabajas desde casa porque puedes relajarte y empezar relegar el trabajo fácilmente. Establece un horario, trabaja eficientemente y asegúrate de cumplir con las fechas de entrega.

 

3. Traduce solo a tu lengua materna: No importa si crees que hablas otro idioma como un nativo, porque siempre se te escaparán algunas sutilezas de ese lenguaje. Traducir no es simplemente transferir unos textos de un idioma a otro, cada lengua está enlazada también a su cultura.
Sólo un nativo será capaz de adaptar ciertos conceptos de su cultura y encontrar la expresión apropiada para evitar traducciones literales o malentendidos.

 

4. Crea tu perfil profesional: Una vez te hayas adquirido un título profesional, es fundamental crear tu perfil como traductor y hacerte visible en el mercado. Idealmente te recomendaría montar tu propia página de internet para promocionar los servicios que ofreces y las combinaciones de idiomas que manejas, pero la experiencia me ha demostrado que esto no es indispensable.
Lo que si es fundamental, sin embargo, es crear un perfil profesional en redes sociales especializadas como LinkedIn para hacerte visible. Puedes utilizar también Facebook o Twitter, o crear tu propio blog para hacer público tu interés por la traducción. Por último, no olvides tener siempre a la mano tarjetas profesionales con tus datos de contacto ya que nunca sabes en qué momento las necesitarás.

 

5. Especialízate en una materia: Cuando eres traductor es muy frustrante trabajar con textos de temas que no conoces. Si no eres abogado, médico, o informático, ¿cómo vas a poder entender los conceptos técnicos de estas profesiones, y encima en otro idioma? Por eso es necesario que al traducir sea sólo sobre sobre un tema del que realmente tengas conocimiento. ¿Eres ingeniero informático? Entonces acepta sólo trabajos para traducir cosas relacionadas con la informática.
No vas a ganar menos dinero, al contrario: la gente que contrata un traductor desde casa valora y paga más a los especializados sólo en una o dos materias concretas.

 

6. Consigue clientes y sé profesional: Cualquier traductor te dirá que los primeros trabajos profesionales realizados fueron para amigos, familiares o conocidos. Por lo general, los primeros clientes que uno consigue son sus propios contactos personales, los cuales sin duda hay que aprovechar.
Conseguir clientes, en mi opinión, comienza como muchas otras cosas en la vida: a través del boca a boca. Esos primeros trabajos que realices para tus contactos te permitirán darte a conocer como traductor, y esos mismos contactos son quienes muy probablemente recomendarán tu trabajo cuando alguien más lo necesite. De este modo, poco a poco conseguirás clientes que te enviarán trabajo regularmente y tu negocio comenzará a crecer.

 

7. Establece precios competitivos: Si tienes poca o ninguna experiencia en traducir, deberías empezar cobrando poco o haciendo trabajos voluntarios (gratis) antes de hacerlo profesionalmente. Después de este período de entrenamiento, es mejor tener unas tarifas más bien bajas porque aún no tendrás experiencia suficiente para cobrar más. Con el tiempo, y según vayas acumulando más traducciones hechas, podrás incrementar tus tasas de traductor desde casa y ganar más dinero.

 

8. Cobra un pequeño porcentaje por adelantado: Lo ideal sería que en este mundo nadie se aprovechase de otros, pero por desgracia esto no es así. Se cauteloso con la persona que te contrate (especialmente si es a través de Internet). Hay gente que pedirá que traduzcas un texto, lo enviarás, y nunca volverás a saber nada más de ellos (ni de tu dinero).  Por eso si te dan la opción, pídeles un porcentaje del dinero por adelantado (un 30% suele ser lo normal). Así evitarás (al menos en la mayoría de los casos) ser timado, y perder dinero y tiempo.

 

 

Convertirse en traductor profesional y dedicarse de lleno a este oficio es algo que no sucede de la noche a la mañana. Independientemente del gusto por los idiomas y de las particularidades lingüísticas que de ellos se derivan, elegir la traducción como carrera y vivir únicamente de ella no es nada fácil. A pesar de que existe la posibilidad de ser contratados por una empresa y trabajar con la seguridad de recibir un cheque al final de cada mes, lo cierto es que la mayoría de traductores terminan trabajando de manera independiente y la incertidumbre económica resulta ser una constante en sus vidas diarias.


En este sentido, la traducción es sin duda una profesión difícil pero no imposible.

 

 

¡Sheila, siempre estás metida en todo! Es una frase que me suelen decir familiares, amigos y conocidos. Y con razón. Siempre estoy haciendo algo. A veces reconozco que me paso porque me agobio mucho al cargarme con tantas cosas que me es imposible abarcarlas todas.

 

Cada vez tengo más claro que todo esto tendrá su recompensa y que cada cosa que aprenda es muy valiosa para mí. Estar más o menos agobiada me sirve para saber organizarme y trabajar bajo presión, algo muy importante en la profesión del traductor. La ilusión y la pasión por lo que hago es lo que me da fuerzas para no rendirme.


Estudiantes de traducción: la formación es ORO. Cuanto más aprendéis (en cursos, seminarios, encuentros, másteres, posgrados y demás), mejores seréis. Pero todo supone un esfuerzo que hay que hacer y la clave está en no rendirse nunca, en saber que todo llegará.

 

Y tu que opinas? Sabías que la carrera de un traductor es una profesión difícil?

Quiero conocer tu historia.... Así que adelante, a comentar :)

 

Sheila o mejor dicho SP Traducciones :)

 

Te pueden Interesar:

 

1)Los traductores y la deformación profesional

2) Ser Madre-Traductora y no morir en el intento

3) Un testimonio y una buena reputación no tienen precio

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Marcela (miércoles, 03 febrero 2016 12:19)

    ¡Muy util tu Post! Muchas gracias por compartir tu punto de vista.

  • #2

    Hola Marcela! (miércoles, 03 febrero 2016 14:51)

    Bienvenida! Me alegro de que te haya gustado el articulo :)
    Nos vemos por aqui :)

    Saludos,

    Sheila

  • #3

    Alina (miércoles, 03 febrero 2016 17:17)

    Muy útil y muy cierto!! Aunque yo también en el día a día siga metida en mil cosas como tu, me funciona lo de "soy ordenada en mi desorden". Ahora sale un proyecto por aquí, ahora otro por allá y al día siguiente una agencia de traducción se acuerda de que existes y mi escritorio blanco vuelve a cobrar vida. La verdad es que sin darse a conocer en redes sociales es un poco complicado, aunque no imposible. Y sí que es cierto lo de especializarse en un tema en concreto. Yo acabé Derecho y ADE y mi trabajo se centra en un 95% en la traducción jurídica y financiera. Llevo 4 años y aún tengo la sensación que estoy empezando. El camino se hace al andar y no hay que desanimarse nunca. Muy buen post!

  • #4

    Hola Alina! (jueves, 04 febrero 2016 15:41)

    Mucha gracias por comentar y contarnos tu historia! En la vida nunca se acaba de aprender y de especializarse... y para nuestra profesión el aprendizaje es ORO!
    Jajajaa que bien esto de " una agencia de traducción se acuerda de que existes y mi escritorio blanco vuelve a cobrar vida", a mi también me pasa. De repente tengo unos meses con muchisimo trabajo y me llaman de todos los lados, agencias, privados, alumnos....y luego desaparecen todos juntos! Es lo bueno y lo malo de nuestro trabajo :)

    Bienvenida en mi blog :)

    Sheila



SP Traducciones

Traducciones y Servicios Linguisticos Profesionales

e-mail : sptraducciones@hotmail.com

Teléfono de contacto: +34 / 691059928

Web: www.sptraducciones.com

Linkedin: https://es.linkedin.com/in/sptraducciones

Facebook: https://www.facebook.com/spsptraducciones

Twitter: @sptraducciones

 

 

 

Me llamo Sheila Pistolesi  y soy traductora profesional y profesora de Italiano; pero más que profesión, es una pasión.



Suscríbete a nuestra Newsletter

* indicates required



 

Sin traducción habitaríamos provincias lindantes con el silencio.

 

George Steiner

 

Los escritores hacen la literatura nacional y los traductores hacen la literatura universal.

 

José Saramago 

 

La traduzione è una delle poche attività umane in cui per principio accade l’impossibile

 

Mariano Antolín Rato


“I traduttori sono i cavalli da tiro della cultura.”

 

Alexander Sergeyevich Pushkin