Natale con i tuoi, Pasqua con chi vuoi....

 

En Italia, la llegada de la Navidad se celebra con distintos tipos de costumbres, y justamente la gran diversidad de tradiciones familiares y regionales hace que sea difícil definir una típica Navidad italiana. De todas formas, he intentado seleccionar algunas de las tradiciones favoritas.

 

Para los italianos, la Navidad es una fiesta que hay que pasar en compañía de la familia, degustando los platillos del ‘cenone’ y abriendo los regalos del 'Babbo Natale'.

 

NATALE CON I TUOI, PASQUA CON CHI VUOI" (Navidad con los tuyos, Pascua con quien quieres), este lema, muy conocido en Italia, puede bien explicar la importancia para los italianos de pasar con sus familias el día más importante del año.

 

Una tradición a la que los italianos (en particular en el sur del país) no pueden renunciar, es pasar junto a sus seres queridos la víspera de Navidad, el 24 de diciembre, cuando las familias se reúnen para disfrutar del famoso “cenone navideño”, la cena que precede la medianoche.

 

EL MENÚ NAVIDEÑO

 

Hablando de Italia no puede faltar un plato de pasta, entre los más típicos están la pasta con salsa de tomates y atún, spaghetti con almejas u otros mariscos. Es imposible referirse a una única tradición culinaria en Italia porque cada familia, cada ciudad y cada región tiene sus propios platos típicos de Navidad. Hay quienes prefieren reunirse para cenar el 24 de diciembre y quienes optan por almorzar en familia el 25 de diciembre. Sin embargo, podría decirse que existe una característica principal y única de la comida italiana: la abundancia.
Una cosa que siempre está presente es el Panettone o el Pandoro y la salsa Mascarpone. El Panettone es el pan dulce horneado con frutas y pasas de uva, mientras que el Pandoro no tiene frutas pero, muchas veces, contiene chispas de chocolate. Uno de estos dos está cubierto con Mascarpone, una crema hecha con huevo y queso (muy suave y sabrosa). Esta combinación es el mejor postre de Navidad.

 

El día 25 se puede comer carne. El plato principal es sin duda la pasta al horno, un timbal de pasta con salsa de tomate, carne, trocitos de mozzarella y parmigiano (queso) arriba. Un plato de carne muy apreciado es el arrosto, la carne asada y el rosbif.

 

Tanto el 24 como el 25 y los días siguientes, no faltan los dulces típicos navideños. ¡En Italia no es Navidad si no hay dulces! El más famoso en todo el mundo es el panettone (pastel de Navidad), cuya versión tradicional nació en la ciudad de Milán.

 

 

EL ÁRBOL Y EL PESEBRE

 

Según la tradición, el Árbol de Navidad aparece en las casas italianas a partir del 8 de diciembre, el día de la celebración de la Imaculada, cuando las familias empiezan a preparar tanto el árbol como el pesebre.

 

Poner el pesebre es una tradición muy apreciada en el país, los italianos buscan siempre dar un toque muy personal al pesebre que montan en su hogar.

 

Uno de los pesebres más famosos es el de Greccio, un pequeño pueblo cerca de Roma, donde San Francisco de Asís presentó el primer pesebre viviente en 1223. Puedes ver los mas conocidos aqui:  presepi viventi

 

Árbol y pesebre se quedan en las casas italianas hasta el día de Reyes, 6 de enero, la fiesta llamada “Epifanía” o mejor conocida como la “Befana”.

 

LA BEFANA

 

A pesar de no estar relacionada directamente con la Navidad, sino con el final del período de la Navidad, me gusta mucho la tradición de la Befana. Esta viejita aparece en la noche del 5 al 6 de enero para dejar, en los calcetines, dulces para los niños buenos y carbón para los niños malos. La Befana es una viejecilla creada a partir de leyendas urbanas antiguas. Lleva zapatos rotos y vuela en una escoba. A diferencia de Papá Noel, es una figura descrita en forma negativa porque viene a llevarse la festividad navideña en vez de ser la protagonista central.

Los niños esperan a la "Befana", una viejecita que vuela sobre una escoba y entra por las chimeneas para dejar los dulces y regalos para todos. Todos menos los que no se han portado bien, para ellos la “Befana” sólo llevará carbón (dulce, ¡por supuesto!).

 

Los niños italianos, como los de todo el mundo, son los que más aprovechan de estos días de fiesta. En la ciudad de Roma hay una tradición muy fuerte y querida por los romanos, que es la de llevar los niños frente al famoso “Bambinillo” para que le puedan dedicar sus cartas y sus poesías. Estamos hablando de la estatua del Santo Niño, guardada en la iglesia de Santa María in Ara Coeli, situada al lado del “Campidoglio” (sede del Ayuntamiento de Roma, al lado de la plaza Venecia), que según la leyenda tendría poderes milagrosos y frente a la cual los más pequeños hacen la cola para leer sus obras y pedir protección y bendiciones para sus familias.

 

BABBO NATALE

 

El momento sin embargo más esperado por todos los niños es la Nochebuena, cuando llega “Babbo Natale” (el nombre italiano de Santa Claus) que llevará consigo los regalos deseados durante todo el año.

 

A muchos adultos italianos les gusta disfrazarse de Babbo Natale. Para interpretar este personaje legendario este año en una ciudad del centro de Italia se llevará al cabo un curso para ser un perfecto “Babbo Natale”, al final se premiará el Babbo Natale del año.

Escribir comentario

Comentarios: 0


SP Traducciones

Traducciones y Servicios Linguisticos Profesionales

e-mail : sptraducciones@hotmail.com

Teléfono de contacto: +34 / 691059928

Web: www.sptraducciones.com

Linkedin: https://es.linkedin.com/in/sptraducciones

Facebook: https://www.facebook.com/spsptraducciones

Twitter: @sptraducciones

 

 

 

Me llamo Sheila Pistolesi  y soy traductora profesional y profesora de Italiano; pero más que profesión, es una pasión.



Suscríbete a nuestra Newsletter

* indicates required



 

Sin traducción habitaríamos provincias lindantes con el silencio.

 

George Steiner

 

Los escritores hacen la literatura nacional y los traductores hacen la literatura universal.

 

José Saramago 

 

La traduzione è una delle poche attività umane in cui per principio accade l’impossibile

 

Mariano Antolín Rato


“I traduttori sono i cavalli da tiro della cultura.”

 

Alexander Sergeyevich Pushkin